La principal diferencia entre token y criptomoneda es simple: las criptomonedas son una plataforma tecnológica, mientras que los tokens son monedas digitales. Las criptomonedas funcionan con la tecnología blockchain y los tokens son monedas digitales creadas en la plataforma de blockchain de una criptomoneda.

En el siguiente artículo te explicaremos paso por paso las diferencias que existen entre estos dos conceptos. Para ello trataremos de explicar los conceptos básicos sobre este tema, utilizando ejemplos sencillos que permitan una mejor comprensión al lector.

¿Qué son las criptomonedas?

Una criptomoneda una plataforma tecnológica que funciona utilizando blockchain. Se trata de un algoritmo de computación que permite la creación de tokens. Los tokens son una representación digital del dinero, tal como si fuera una moneda física pero en versión digital.

Cada criptomoneda está construida utilizando su propio modelo de blockchain. Por ejemplo, el blockchain que utiliza el Bitcoin no es el mismo que utiliza Ethereum, o el que utiliza Cardano, Solana o Binance. Esto hace que cada criptomoneda que sale al mercado nos traiga una nueva opción en cuanto al uso de la tecnología blockchain. Cada criptomoneda cumple con funciones similares a las demás, pero tratando de mejorar aspectos como la seguridad, velocidad de las transacciones, escalabilidad, interoperabilidad, entre otros aspectos. En años recientes se han agregado nuevas funcionalidades a la tecnología blockchain que van más allá del manejo de monedas digitales.

Para entender este concepto resulta muy útil ver las opciones con las que se cuenta actualmente. El Bitcoin fue la primera criptomoneda que fue hecha pública en 2008 y que sentó las bases de lo que serían las criptomonedas en el futuro. El blockchain del Bitcoin está formado por una serie de bloques interconectados entre sí, que almacenan información sobre transacciones de manera permanente. Es decir, todas y cada una de las transacciones que se han hecho utilizando Bitcoins han sido almacenadas en bloques y todos y cada uno de los bloques están interconectados en una cadena, dando origen al término blockchain (cadena de bloques).

La información almacenada en los bloques está encriptada, lo que ha dado origen al término «criptomoneda». Una criptomoneda es una plataforma que permite crear monedas digitales utilizando algoritmos criptográficos para realizar las transacciones y almacenar la información de todo lo que ha sucedido desde el inicio de la cadena de bloques. Cada transacción, además, representa un problema matemático que debe ser resuelto. Es decir, como la información se almacena utilizando algoritmos criptográficos, todo lo que se hace utilizando el blockchain requiere que una serie de problemas matemáticos complejos sean resueltos con tal de poder verificar y almacenar la información en los bloques del blockchain.

A la resolución de los problemas matemáticos necesarios para el funcionamiento del blockchain es lo que se le conoce popularmente como «minado» de Bitcoin. Este proceso debe ser realizado por una o varias computadoras, las cuales tratarán de resolver los problemas matemáticos a cambio de una «paga» que será proporcional al desempeño que haya tenido cada equipo durante el proceso de resolución del problema. Normalmente la paga por este servicio prestado se hace con tokens de la criptomoneda para la cual estén minando. Este procedimiento consume una gran cantidad de energía eléctrica, pues los problemas matemáticos son difíciles de resolver aún para las computadoras y eso, por supuesto, conlleva un importante consumo de energía.

En resumen, el Bitcon es en sí una enorme cadena de bloques en la que cada bloque contiene información de las transacciones que se han hecho en la red. Esta información se almacena encriptada, en la forma de cadenas de caracteres y para tener acceso a esa información o crear nuevos bloques hace falta resolver algoritmos matemáticos complejos. Es decir, sin la ayuda de las personas que prestan sus computadoras para el «minado» de Bitcoins, el blockchain no podría ser utilizado para realizar transacciones digitales.

Con la aparición de nuevas criptomonedas han aparecido nuevos algoritmos que utilizan la tecnología blockchain de manera distinta a como la utiliza el Bitcoin, tratando siempre de mejorar las limitaciones asociadas a la manera en la que se llevan a cabo las transacciones en la cadena de bloques.

Ethereum fue lanzado al mercado el 30 de julio de 2015 y trajo consigo una nueva manera de utilizar el blockchain, mejorando algunos aspectos como la velocidad de las transacciones. Una transacción hecha en el blockchain de Bitcoin tardará algunos minutos en completarse, mientras que en Ethereum solo tardará unos cuantos segundos.

Sin embargo, más que copiar el mecanismo de uso del blockchain utilizado por Bitcoin, Ethereum introdujo nuevos conceptos y posibilidades que terminaron expandiendo las capacidades de las criptomonedas. Por decirlo de alguna manera, el Bitcoin fue creado como un medio para la realización de transacciones monetarias digitales de manera descentralizada. Ethereum, por otro lado, es mucho más que eso: es una computadora descentralizada.

Sí, Ethereum se puede utilizar para hacer transacciones monetarias digitales como el Bitcoin, pero además permite construir aplicaciones que funcionan en el blockchain. Mientras que con el Bitcoin se almacena información de las transacciones en cada bloque en forma de texto, Ethereum permite almacenar códigos ejecutables. A este paradigma se le conoce con el nombre de «smart contracts» o contratos inteligentes, una tecnología que abre la posibilidad de crear aplicaciones descentralizadas que funcionan dentro del blockchain de Ethereum.

El Bitcoin cuenta con capacidad de utilizar smart contracts, pero en un principio esta capacidad era bastante limitada, conforme a lo establecido en el white paper de Ethereum.  Aunque Bitcoin es una tecnología que periódicamente se actualiza, Ethereum ha tomado la delantera en cuanto al desarrollo de las capacidades de los smart contracts. En la actualización que saldrá en el mes de noviembre de 2021 se espera que Bitcoin implemente mejoras a los smart contracts de su blockchain, lo cual podría aumentar enormemente su potencial a futuro.

Ethereum cuenta con su propio lenguaje de programación llamado Solidity. Con Solidity es posible programar «smart contracts» que pueden ser corridos en el blockchain de Ethereum. Es decir, así como un programador normalmente crea programas que se corren en una computadora o dispositivo móvil usando C, Java, Python o similares, con Solitidy se pueden crear programas que corren y funcionan en el blockchain de Ethereum. La posibilidad de usar smart contracts abre un universo de posibilidades para las criptomonedas, muchas de las cuales posiblemente aún no conocemos en este momento.

Pero Ethereum no es la única criptomoneda que ha introducido la innovación en el uso del blockchain. Cada nueva criptomoneda que sale al mercado trae consigo nuevas formas de lograr lo mismo que hace Bitcoin o Ethereum, pero tratando de mejorar la eficiencia y brindar nuevas posibilidades para el desarrollo de tecnología basada en blockchain.

Cardano, otra criptomoneda, es una plataforma de blockchain que utiliza el protocolo proof-of-stake o prueba de participación. En contraposición, el Bitcoin y Ethereum utilizan el protocolo proof-of-work, aunque recientemente Ethereum ha empezado a migrar hacia el protocolo proof-of-stake en lo que se conoce como Ethereum 2.0. El proof-of-woork parece ser el paradigma preferido y hacia el cual se dirigen los nuevos desarrollos de criptomonedas.

Las criptomonedas que utilizan el proof-of-stake, como Cardano, utilizan mucho menos energía eléctrica que las criptomonedas basadas en proof-of-work. Según sus creadores, Cardano consume en un año menos de 0.01% de la energía que consume el Bitcoin.

El equipo de Cardano menciona en su sitio web oficial que su plataforma de blockchain es la primera en estar basada en investigación científica revisada por pares (peer-reviewed) y se desarrolla a través de métodos basados en evidencia. Combina tecnologías pioneras para proporcionar seguridad y sostenibilidad incomparables a aplicaciones, sistemas y sociedades descentralizados. También está compuesta por varias capas que cumplen con distintos objetivos. Por ejemplo, en el settlement layer se cumple con funciones similares a las del blockchain del Bitcoin. En la segunda capa, la «capa computacional«, es posible utilizar smart contracts y construir aplicaciones de manera similar a como se hace en el blockchain de Ethereum.

Aparte de Bitcoin, Ethereum y Cardano hay una gran cantidad de criptomonedas, cada una con una manera distinta de utilizar el blockchain. Hay plataformas de blockchain muy interesantes como Solana, Binance, Hyperledger Fabric, Tezos, Ripple, IBM Blockchain, entre muchas otras. Creo que en algún momento tendré que dedicar un artículo especial a cada una de ellas, o al menos a las que a mí me parecen más interesantes.

¿Qué son los tokens?

Un token nace a partir de alguna de las plataformas de blockchain que ya existen. Por ejemplo, el BTC es un token que funciona en el blockchain del Bitcoin. ETH (Ether) es un token creado utilizando la plataforma de blockchain de Ethereum. ADA es un token creado a partir de la plataforma de blockchain de Cardano. Y así sucesivamente.

A diferencia de las criptomonedas, los tokens no son necesariamente nuevas tecnologías que se construyen en el blockchain. Mientras que cada nueva criptomoneda en el mercado introduce un nuevo concepto o una nueva manera de utilizar la tecnología blockchain, los tokens están basados en plataformas de blockchain preexistentes. Es decir, los tokens son creados a partir de plataformas de blockchain como Ethereum, Cardano, Solana, etc.

Un ejemplo representativo de este concepto es Shiba Inu, un token basado en Ethereum. Shiba Inu utiliza el estándar ERC20 que permite crear y emitir smart contracts en el blockchain de Ethereum. Este estándar es uno de los más utilizados en la actualidad para crear tokens basados en el blockchain de Ethereum.

En el caso de Shiba Inu, al estar basado en el blockchain de Ethereum no introduce un nuevo paradigma en el uso del blockchain, sino que utiliza uno que ya existe. Lo mismo se puede decir de activos digitales tales como Chainlink (LINK), Tether (UDST), Axie Inifinity (AXS), Chromia (CHR), entre otras. Según Coindesk, hasta diciembre de 2020 habían 829 proyectos basados en el estándar ERC-20, es decir, 829 tokens creados sobre el blockchain de Ethereum.

De la misma manera existen tokens creados a partir de otras plataformas de blockchain. Proyectos como Audius (AUDIO), Serum (SRM), Raydium (RAY) y Civic (CVC) funcionan en el blockchain de Solana. BUSD, CAKE, BAKE, SAFEMOON y ALPHA son tokens creados bajo el estándar BEP20 del Binance Smart Chain. Como dato curioso, el Bitcoin no permite crear tokens a partir de su blockchain, pues en el momento de su concepción no se había contemplado dicha posibilidad.

A diferencia de las criptomonedas, los tokens no pueden ser minados. Casi todos los tokens ERC20 en Ethereum tienen un propietario centralizado y no son «minados». Dependen de los humanos que pueden engañar, mentir o desaparecer. Mucha gente propuso ideas para permitir que los tokens ERC20 se extraigan y no tengan propietario para hacerlos atemporales, invulnerables e incorrupibles. Posiblemente hacia allá se dirijan algunas iniciativas de desarrollo de critptomonedas.

Conclusiones

En resumen, las criptomonedas son, en su mayoría, plataformas que funcionan utilizando la tecnología blockchain. La primera criptomoneda que salió al mercado fue el Bitcoin, pero desde entonces han surgido otras iniciativas que han implementado mejoras al uso que se le da a la tecnología de blockchain. Gran parte de estas mejoras fueron implementadas por el blockchain de Ethereum, que introdujo el concepto de smart contracts.

Gracias a la implementación de smart contracts es que han surgido los tokens que no cuentan con su propia plataforma de blockchain, sino que funcionan utilizando el blockchain de Ethereum. Existen varias plataformas de blockchain que permiten a los usuarios crear sus propios tokens, pero es Ethereum la que actualmente es la más utilizada para este propósito. El blockchain de Bitcoin no permite crear tokens basados en su plataforma.

Con el tiempo nuevos algoritmos han sido diseñados para mejorar las capacidades de la tecnología blockchain, dando paso a formas más eficientes de llevar a cabo las transacciones y reduciendo drásticamente el consumo energético de las operaciones de la red. Debemos recordar que cada transacción llevada a cabo en blockchain requiere de la participación de usuarios que presten sus equipos informáticos para resolver los problemas matemáticos asociados a las actividades de encriptación de la información.

Espero que la información presentada aquí sea de utilidad para ustedes. Cualquier duda o comentario es bienvenido a través de la caja de comentarios.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here