La historia de los robots aspiradores

0
106

Aunque ya no nos sorprende ver a un pequeño robot circular navegando por las habitaciones de nuestra casa y aspirando todo lo que encuentra a su paso, no hace tanto que llegaron a nuestras vidas. Estos robots aspiradores están diseñados para limpiar el suelo de forma autónoma, mientras que tu puedes dedicarte a lo que más te gusta. Tan sólo tienes que presionar un botón, y olvidarte de pasar la aspiradora todos los días.

No todos tienen las mismas características, pero si que tienen un denominador común, la limpieza de todo tipo de suelos. Para ello, todos utilizan la succión para aspirar toda la suciedad y el polvo que se encuentran. Otros además, cuentan con métodos de limpieza adicionales, como mopas o esterilización UV.

Aunque parece un dispositivo sencillo y compacto, su desarrollo ha sido la culminación de años y años de trabajo en desarrollo de software, ingeniería electrónica, diseño mecánico, diseño asistido por ordenador en 3D y sistemas de sensores.

Evolución de los robots aspiradores
Electrolux Trilobite

El primer robot aspirador que se comercializó fue fabricado por Electrolux, un fabricante de electrodomésticos sueco, en el año 1996. Se llamó Trilobite, y fue tan famoso que incluso apareció en el programa de televisión de la BBC, Tomorrow’s World.

La principal diferencia entre el Trilobite y la mayoría de los demás robots aspiradores que le sucedieron, es que el primero mapeaba la habitación mediante sensores de ultrasonido. Esto significa que no se acercaba a los muebles, pero también, que por ello dejaba zonas sin limpiar. Aún así, incorporaba muchas otras funciones que tienen los robots actuales, como la detección de escaleras, la programación o la vuelta automática a la base de carga. Aunque el Trilobite está descatalogado, todavía se pueden encontrar algunos modelos usados en eBay.

Las demás empresas no se quedaron con los brazos cruzados, y en el 2001 la Technology Company Dyson de Reino Unido lanzó su variante, conocido como DC06. El robot de Dyson era más preciso al navegar por todos los rincones de la habitación, pues contaba con 70 sensores y 3 ordenadores a bordo. Pero a un precio de 4000 dólares, no era apto para la mayoría de los bolsillos y nunca se produjo en masa.

Un año más tarde, iRobot, una compañía estadounidense de tecnología avanzada fundada en 1990, lanza el Roomba. Este robot es el que revolucionaría la industria de la limpieza automática, y es el más popular hoy en día.

Estado actual de la tecnología

El Roomba mapea su entorno y traza la ruta más eficiente para limpiar una habitación
concreta. Si encuentra una pared, la seguirá. Si encuentra una escalera, la evitará y limpiará con el patrón que mejor asegure la cobertura según en el tamaño de la habitación. Su fama llegó enseguida, y esto no paso desapercibido. Su éxito en los hogares empujó a otras empresas a fabricar sus propias aspiradoras robóticas, y aunque ahora hay cientos de modelos, muy pocas compañías han sabido hacerlo tan bien como iRobot.

Roomba

Actualmente iRobot lleva comercializando 7 generaciones de Roombas, hasta la última serie 900, contando en su haber con más de 40 modelos en todos los rangos de precios. Los modelos más antiguos ya están descatalogados, pero todavía se pueden encontrar de segunda mano. A partir del Roomba, las empresas empezaron a comercializar sus propios robots aspiradores, con similares características al Roomba, pero casi ninguno haciéndole sombra.

Las más destacables han sido:

  • La empresa de Silicon Valley, Neato Robotics, cuyos robots tienen navegación guiada por láser (en lugar de los ultrasonidos tradicionales), además de una característica forma en “D” y conexión WiFi en sus modelos más modernos.
  • Dyson, que lejos de hundirse con su fracaso anterior, ha reutilizado su tecnología Dual Cyclone en su nuevo 360 Eye, un robot aspirador que incorpora un sistema de visión con cámaras para poder ofrecer una navegación más que inteligente.

Robots aspiradores también, pero alejados de la calidad de los anteriores son los robots de fabricación china. No se puede especificar todos y cada uno de ellos en una página, ni todas sus posibilidades y funciones, pues hay cientos de modelos. Sólo diremos que hay muchas fábricas en China, Taiwán y otros países orientales que producen robots aspiradores muy parecidos, pero sin marcas; para que así cualquiera que quiera pueda pedirlos y poner su marca en él. Los venden como un modelo propio, bajo su marca, pero son el mismo producto.

Algunas fábricas incluyen la impresión de un logotipo en el precio. Podemos encontrar muchos de estos modelos en el mercado con diferentes marcas, pero en el fondo tienen la misma tecnología y las mismas características.

Una copia barata que pretende limpiar igual que los demás, pero que ni mucho menos lo consiguen. En España por ejemplo están los modelos Conga Excellence, que son sumamente parecidos a los modelos de la empresa china iLife. Su precio, obviamente, es mucho más reducido que los Roomba, los Neato o el Dyson; pero sus características, tecnología y desarrollo tampoco se parecen. Sobretodo en lo que se refiere a calidad de materiales.

El siguiente video muestra un iRobot Roomba en funcionamiento.

Lo último en tecnología que podemos encontrar en los robots aspiradores de gama
alta, es la conectividad WiFi. El robot es capaz de conectarse con un smartphone o
tablet a través de una aplicación, y así poder manejarlo y controlarlo desde cualquier
lugar.

Está claro que la tecnología siempre está en continuo avance, y todavía no sabemos lo
que nos depararan los robots aspiradores del futuro. Lo que si sabemos, es que ya no
podemos vivir sin ellos y que nos acompañarán siempre.